PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
A+ A A-

Importante figura de la cultura alemana pierde la vida en Los Molinos

La mujer que se ahogaba la semana pasada era la directora de la Bienal de Wiesbaden

 

Redacción NoticiasFuerteventura

 

La directora de la Bienal de Wiesbaden, María Magdalena Ludewig, ha resultado ser la mujer fallecida hace una semana en la costa del conocido enclave de Los Molinos cuando la arrastraba una ola. La joven de 36 años  fue responsable de la instalación de una estatua dorada de Erdogan en el festival de arte en el verano, que provocó muchas protestas.

 

Los medios de comunicación alemanes se han hecho eco de la noticia y lamentan que una persona tan joven y creativa perdiera la vida en el trágico accidente ocurrido la tarde del 31 de diciembre en Fuerteventura.

 

Un helicóptero de emergencias solamente pudo recuperar su cuerpo sin vida a 500 metros de la costa, donde fue arrastrada por la corriente. Una persona que intentó ayudarla pero resultó herida y también casi pierde la vida.

 

Una de las personas que mejor conocía su trayectoria artística es Uwe Eric Laufenberg. «En las Bienales de Wiesbaden demostró poder, energía e imaginación irreprimibles, junto con Martin Hammer, y ha dejado huellas en todos nosotros».

 

El gobierno del estado de Hesse reaccionó con tristeza. El secretario de Estado para las Artes, Patrick Burghardt (CDU), escribió en Twitter, y en diciembre hablé con Ludewig sobre la Bienal 2020. "¡Estaba llena de ideas y pasión por la Bienal!" Sus pensamientos están con su familia y amigos.

  

Espíritu crítico

 

La estatua que desató la polémica durante la última bienal de Wiesbaden, que se celebró bajo el lema de Bad News  y que apostó en parte por la provocación, lograron con la instalación de la efigie de Endorgan su objetivo, pues las reacciones no se hicieron esperar.

 

Ya la misma noche en que fue instalada circulaban por las redes sociales imágenes y vídeos de la estatua de Erdogan, algunas también con banderas turcas, y con reacciones de los usuarios que iban desde el enojo al desconcierto.

 

 

Comentarios (0)  



Escribir un comentario