La izquierda necesaria en Canarias (I)

Compartir

pp.jpeg

Juan Jim茅nez Gonz谩lez

S. G. A. L. Pto. Rosario

A pesar de que las respuestas habituales a periodos hist贸ricos de decrepitud liberal y conservadora vienen dadas por reacciones pol铆ticas de izquierda, como f贸rmula social de buscado equilibrio socioecon贸mico, esas catapultas progresistas tienen un incierto alcance, puesto que su armaz贸n responde a necesidades de urgencia, a menudo refugio para populismos rapaces de distinto espectro. Sin embargo, la consolidaci贸n ideol贸gica de contraste de largo alcance es la que realmente puede servir de verdadera herramienta de cambio social, de precisa justicia reparadora ante los crueles desajustes que marca la desigualdad.

En la Canarias de hoy, independiente de cualquier otra consideraci贸n de orden tendencial en las derivas ideol贸gicas, se mantienen dos movimientos pol铆ticos tect贸nicos fundamentales, en funci贸n de la orientaci贸n geogr谩fica que analicemos. Si nos disponemos a observar la regi贸n como un todo pol铆tico, habremos de reparar en las evidentes pulsiones insularistas que marcan las distancias medidas entre los intereses de cada uno de los siete grandes territorios que nos conforman. Por el contrario, si nos atenemos a poner la lente en cada uno de esos caleidoscopios insulares, nos podr谩 sorprender, por un lado, la latencia de determinados y t铆midos modernos caciquismos revestidos con la obvia aura sufragista, y, por otro lado, el indisimulado tr谩nsito de intereses econ贸micos privados de variado pelaje por senderos p煤blicos insuficientemente iluminados.

As铆, resulta evidente que el paraguas del insularismo cobija gran parte de los males que ha de combatir la izquierda n铆tida que necesitamos en Canarias, una izquierda que necesariamente debe alejarse de las turbias aguas del liberalismo que procura te帽irlo todo con la excusa de lo que siempre es conveniente, el pretexto ideal para congelar el criticismo de la izquierda tradicional.

La efervescencia de la izquierda ideol贸gica real no puede surgir del autoproclamado progresismo de ciertos nacionalismos -ninguno, en puridad, por propia definici贸n y evoluci贸n, puede serlo-, ni de ning煤n partido de nuevo cu帽o de supuesto extremismo de izquierdas, que responde en cada distinto territorio del Estado seg煤n la previsi贸n de lo que all铆 supuestamente se espera escuchar, en clara definici贸n del populismo m谩s cl谩sico.

Siendo as铆, la propulsi贸n de las pol铆ticas sociales de equidad, en tanto que su principal rasgo definitorio, ha de generarse desde una izquierda que no especule con las verdaderas necesidades que conforman la estructura de crecimiento de las comunidades populares de las que surge realmente. En ese sentido, esa verdadera izquierda no puede difuminarse en un caldo espeso removido con el cuchar贸n del neoliberalismo: ese es el riesgo que corre cuando su mensaje no es n铆tido, ni su programa de factura genuinamente social.

El regreso al abordaje de las necesidades de una mayor铆a social sumamente sensibilizada con su conciencia de clase, dispersa hasta hace pocos a帽os en el horizonte de un dorado econ贸mico ciertamente irreal, con la constataci贸n de unos evidentes desequilibrios en la disposici贸n de oportunidades, de recursos y de acceso a muchos servicios tradicionalmente situados en el 谩mbito del estado de bienestar, conduce a la necesidad de alcanzar el socialismo real. Entiendo que ese destino debe alcanzarlo un nuevo partido socialista, un partido que luche por normalizar los anhelos de este pueblo.

Escribir un comentario

Copyright 2018 Noticias Fuerteventura. Todos los derechos reservados.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el an谩lisis de sus h谩bitos de navegaci贸n. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.