Logo

La Oliva tiene un problema

Las fiestas siguen produciéndose ante la inacción de las autoridades

 

  • Redacción NoticiasFuerteventura
  •  

     

    El pasado fin de año el pueblo de Corralejo se acostaba tratando de contener el aliento ante un importante grupo  de impresentables que se saltaban a la torera todas las indicaciones que las autoridades sanitarias han implementado para el control de la pandemia.

     

    Cientos de personas se juntaban en la plaza Félix Estévez para dar la bienvenida al año nuevo. Las mascarillas brillaban por su ausencia, la distancia social era una quimera y por supuesto habían más de 10 personas, casi 20 veces más.

     

    Mientras el resto de habitantes de Fuerteventura, o al menos la mayoría de ellos, cumplían con la norma, algunos sin ver a familiares en un día tan señalado, el grupo de “exaltados” brindaba como si nada ocurriera.

     

    Sin plan y sin control

     

    Si bien las personas que se reunían en la plaza cometían una terrible irresponsabilidad, las autoridades municipales,  dejaban en evidencia su falta de planificación y una nula capacidad para controlar la situación.

     

    Según fuentes oficiosas el número de policías municipales esa noche era insuficiente para controlar el municipio y en el momento de la aglomeración no actuaron. Al parecer una hora más tarde trataban de reconducir la situación, en ese momento estaba a punto de iniciarse el toque de queda y la gente desaparecía de las calles. Del concejal de seguridad nada se supo.

     

    La alcaldesa en posterior nota de prensa afirmaba que “en general” los habitantes de La Oliva se habían comportado de forma modélica, sin un atisbo de autocrítica en sus declaraciones. Del concejal de seguridad nada se supo.

      

    Fiesta en Esquinzo

     

    Que las fiestas se siguen celebrando en todo el municipio se afirma que es un secreto a voces. Bares en Lajares con fiestas los sábados a la noche durante toda la pandemia, fiestas en villas vacacionales, y ahora fiestas para ver puestas de sol en las playas.

     

    Mientras del concejal de seguridad nada se sabe.

     

    Decenas de personas, jóvenes y no tan jóvenes, se reunían y grababan un video que subían a las redes sociales mientras bailan en la conocida y surfera playa de Esquinzo, al noroeste de La Oliva.

     

    Una fiesta que sería ilegal a todas luces, incluso sin pandemia, se celebra con toda impunidad en uno de los peores momentos de la misma. Nada se sabría de ellos, si no es por la importante carga de “idiotez exhibicionista” de estos tiempos de redes sociales. Dejarse ver en un video es más importante que la seguridad personal y social. Gente muy brillante no parece, no.

     

    Del concejal nada se supo, dudamos que tenga instagram, pero quien sabe.

    NoticiasFuerteventura.com