PUBLICIDAD
la oliva subvenciones pymes y autonomos
PUBLICIDAD
la oliva subvenciones pymes y autonomos
A+ A A-

El arma de fuego en las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad en la España del siglo XXI. José Carmelo García Pérez, subinspector Policía Local Las Palmas de Gran Canaria.

 

 

 

La evolución de las relaciones sociales de las Fuerzas y Cuerpos de seguridad dependientes del Estado, de las Comunidades Autónomas, Corporaciones Locales e incluso de los vigilantes de seguridad privada con los ciudadanos, en la actualidad colocan sobre la mesa de la sociedad española, de sus administraciones y de los profesionales, la necesidad de considerar el análisis del conocimiento sobre la actual situación del gasto público en armamento policial, las consecuencias derivadas de su errónea utilización y los accidentes graves o mortales, que pudieran ser ocasionados de forma involuntaria.

 

El análisis de los diferentes aspectos que se hace necesario revisar como matriz, encuentra en su base, la normativa que la recoge y como debe ser actualizada. La necesidad real de portar o no portar armas de fuego, se convierte en uno de los ejes que la motivan. Así como lograr evitar el enorme, innecesario y descomunal gasto público en armas de fuego que realiza el Estado español, sus comunidades autónomas, las corporaciones locales, y como también las numerosas empresas de Seguridad privada que son contratadas por las diferentes administraciones públicas, dice mucho sobre el modelo de seguridad del estado español, y de cómo, este modelo policial, sus funciones y sus protocolos de actuación deben evolucionar, ser revisados y redefinirse, en lo que pasaría a ser un modelo moderno preventivo social y educativo de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad adaptado a las necesidades y demandas constantes de la sociedad española del siglo XXI.

 

El marco normativo actual, propone una policía preventiva, social y educativa

 

La normativa que “obliga a los policías de toda España a portar o llevar arma de fuego data del año 1986”, recogida en la Ley Orgánica de 13 de marzo del mismo año, de Fuerzas y Cuerpos de Seguridad. El debate sobre la actualización de la legislación y normativa se hace necesaria dado que la controversia y discusión, se genera al observar cómo el Estado español, se considera moderno, con carácter preventivo, educativo, social y de reinserción, por lo que los aspectos que teóricamente se potencian o buscan, son la cercanía, la empatía, cordialidad, entre policía y ciudadano, así como los sistemas de conciliación y mediación, se convierten en claves de la funcionalidad de todos y cada uno de sus miembros.

 

El marco normativo actual, propone una policía preventiva, social y educativa, alejándose del carácter represivo, donde las numerosas y variadas normas vigentes y concordantes en materia de seguridad pública se enfrentan y contraponen, con la necesidad o viabilidad de llevar o portar arma de fuego de forma obligatoria y con carácter general en todo el territorio español y todo y cada uno de los servicios que se prestan a la ciudadanía.

 

Otro eje en la revisión de la normativa y su actualización debe situarse en el estudio y valoración real de las situaciones y necesidades de llevar o portar arma de fuego, en determinadas unidades policiales, servicios, zonas o sectores, barrios o zonas de las ciudades con carácter excepcional, evitando de esta forma el porte con carácter general como fija la actual Ley Orgánica de 13 de marzo de 1986, de Fuerzas y Cuerpos de Seguridad. El debate sobre este concepto de la obligatoriedad, su necesidad y los valores y objetivos que se transmiten con el porte armas, podría suponer que un altísimo porcentaje de policías y/o vigilantes privados, al no portar arma de fuego, se lograría una mayor integración de la policía en la sociedad.

 

Se debe valorar si realmente es necesario que cada policía lleve o porte arma de fuego

 

El resultado de la modificación de este concepto puede suponer al mismo tiempo, un ahorro importantísimo en material armamentístico y por ende la posibilidad de dedicar esas partidas presupuestarias para líneas de intervención preventivas u otras dotaciones. Asimismo, evitaría numerosos accidentes o muertes por armas de fuego. Cuestión que debería ser revisada también, no sólo por las implicaciones psicosociales que representa, sino por lograr ser garantes de preservar y mantener los aspectos de prevención de riesgos laborales en los cuerpos policiales y de seguridad.

 

Con todo ello, sería de gran importancia y trascendencia dar traslado a la opinión pública y política, al objeto de valorar y estudiar profundamente la necesidad de, primero cambiar, mejorar, actualizar y/o refundir, la Ley orgánica citada del año 1986, segundo el evitar riesgos personales, profesionales y tercero contradecir el espíritu de las actuales leyes que nos marcan la guía y parámetros de lo que queremos de un policía y de nuestra sociedad.

 

Como conclusión final, se debe valorar y plantear desde el punto de vista gubernamental y político, si realmente es necesario que cada policía lleve o porte arma de fuego, o por el contrario, se debe regular y concretar en qué circunstancias y servicios, sectores o zonas poblacionales se hacen necesarias de forma justificada, lo que supone un menor riesgo personal y profesional, evita un choque frontal con las normativas del propio país, y un gasto público desorbitado.

Comentarios (4)  



Comentarios  
# Pepe 22-10-2020 23:24
Dígaselo usted al Guardia Civil que recibió tres disparos en el sureste de la isla, a lo mejor tirandole un boli se podía haber defemdido
Responder | Responder con una citación | Citar
# Lopez 24-10-2020 15:38
Imagino que este buen señor sentado detrás de una meda todo se ve a nivel prevencion, le invito que salga a la calle en los tres turnos que cubre un cuerpo policial y luego verá la realidad y dejará de ver películas por la tele, el problema que a su nivel de graduación no tienen ni idea la realidad de la calle, imagino que para reyes pedira un ordenador nuevo, el patrullero un chaleco antibalas nuevo, esa es la realidad y la diferencia .
Responder | Responder con una citación | Citar
# Fernando 25-10-2020 21:41
Bueno, otro personaje esperando un reconocimiento a una ensoñación, ni idea tiene este sujeto de la realidad que hay en la calle, no le deseo ningún mal y espero que nunca se vea en la necesidad de usar su arma de fuego en defensa de si mismo o de terceras personas, y que por su punto de vista, alejado de la realidad policial,tenga un fuerte disgusto.
Responder | Responder con una citación | Citar
# Sergio 26-10-2020 01:27
No me puedo creer que este señor sea policía. Armados por zona dice jajajaja Que el delincuente no se mueve, claro...
Usted seguro que no intervendrá nunca, pero los que lo hacemos y estamos expuestos a cualquier circunstancia le agradecemos sus palabras carentes de lógica y sentido.
Responder | Responder con una citación | Citar
Escribir un comentario